Día 3

Seguimos…

Estoy en un baile de máscaras, como de la antigua Europa. Camino solo, buscando a alguien. La mayoría de la gente me ignora, unos cuantos me saludan. No los conozco pero devuelvo el saludo y sigo caminando. Alguien detrás de mí toca mi hombro y susurra algo a mi oído, no logo entenderlo, doy la vuelta buscando a quien lo hizo pero el lugar estaba completamente vacío, giro nuevamente y todo está oscuro otra vez.

He despertado, ella está frente a mí, puedo distinguir su silueta ahora. Quizás ya mis ojos se están acostumbrado a la oscuridad y no estoy ciego, o quizás ya entra un poco de luz, muy poca, pero algo que me permite distinguirla. La pregunta es: ¿Cómo es que ella puede verme claramente?

Se ha dado cuenta de que desperté, hace lo acostumbrado con el pan y el agua e inmediatamente sale, esta vez sus pasos son más rápidos. Mi desconcierto es tal que no me permite decir nada ahora, y ella, como cada vez, sólo dice: “Día 3” y se va. Su voz suena algo acelerada, pero ella no me preocupa ahora, no dejo de pensar en mi sueño, no vi sus caras pero sí sus sonrisas. Es tan desesperante que ni siquiera puedo recordar quién soy. La ira comienza a invadirme, mi mente se cierra, necesito moverme, me pongo de pie y comienzo a caminar en dirección a donde escucho la puerta, me detengo cuando creo estar enfrente de ella. No me atrevo a tocarla, respiro profunda y continuamente para calmarme.

No puedo ver suficiente aún, pero mis oídos han muy sido útiles. Al parecer tengo la habitación medida, comienzo a recorrerla en busca de un baño o algo que sirva como tal, y al fin lo encuentro, justo a un lado de donde me encontraba en un principio. Al terminar de usarlo continúo caminando y pensando a la vez, quiero relacionar los sueños, pero no los comprendo.

Algo viene a mí, la voz que me susurra al oído comienzo a recordarla… ¡la voz es de ella! Lo que dijo fue: “Tú no deberías estar aquí” ¿Aquí dónde? ¿En el baile? ¿En la habitación? ¿Qué quiso decirme con eso? ¿Qué relación tiene eso con mi situación y con la mujer de la habitación?

Tanto pensar me da hambre, busco el pan y el agua y mientras los consumo me dispongo continuar en mi intento de descifrar el significado de esos sueño. Estoy decidido a no dormir hasta entender algo. Así termina el día 3.

Seferus Niebla.

Anuncios

~ por Svast en Miércoles, 11 febrero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: